Prótesis

1. Prótesis dentales removibles.

Es aquella que repone las piezas dentales ausentes mediante una estructura removible, lo que quiere decir de quitar y poner, ella se apoya sobre las encías del paciente.

Nuestro equipo se encargará de tomar una serie de registros de cada paciente para así elaborar y confeccionar dicha prótesis a la medida de las características de cada uno de vosotros, adaptándose perfectamente a los tejidos y a la forma de los maxilares para evitar en la medida de lo posible el movimiento mientras la función.

Una vez colocada la prótesis, es necesario saber que al principio rozarán en las encías y necesitaran de nuestro equipo para el ajuste perfecto, así como con el paso del tiempo debido a los cambios fisiológicos de nuestros maxilares necesitaremos readaptarlas e incluso rebasarlas para rellenarlas.

 

2. Prótesis fija.

Son aquellas prótesis que van a reponer una o más piezas dentales y que quedan cementadas sobre los dientes tallados que sirven como pilares de sujeción, esto es lo que se conoce como puente dental.

Las coronas o fundas, son las encargadas de la rehabilitación de las piezas dentales dañadas.

Ambas son prótesis fija y se llevan realizando durante muchos años con una excelente tasa de éxito, siempre y cuando el paciente lo higienice perfectamente.
Están indicados en determinados tratamientos en los que las estructuras dentales que lo soportan lo toleren.

Hoy en día tenemos varios materiales para la rehabilitación con prótesis fija, metal – cerámica, cerámica aluminosas, circonio y más recientemente el di silicato de lisito. Todos estos materiales son capaces de conseguir unos resultados óptimos para la rehabilitación, teniendo en cuenta que sobre todo para la parte superior conseguiremos unos resultados estéticos mejores si utilizamos las restauraciones sin base metálica, ya que imitan con mayor precisión el color y la translucidez.